¿Por qué los negocios locales no se animan a tener una web? (I), la formación comercial

La transformación digital es algo sobre lo que ya hemos hablado en este blog, la capacidad de adaptarse al entorno on.line, aprovechar los recursos de una forma ordenada y organizada, algo que pensamos que cada vez es más común. Si bien es cierto, las estadísticas son positivas, los negocios locales y pequeñas empresas cada vez tienen más claro que deben tener presencia digital de una forma correcta, sin embargo, prejuicios y otras circunstancias, de las que hoy vamos a hablar queda mucho recorrido aún por hacer.

Un negocio local, en Gijón o en cualquier otra ciudad, cuando va a comenzar la actividad se plantea una serie de cuestiones fundamentales para la puesta en marcha del mismo, la primera seguramente sea la capacidad económica que tiene para afrontar los gastos iniciales de una empresa, entre los que se suelen encontrar: el alquiler o la compra del local comercial, la decoración o reforma del futuro establecimiento, la compra o producción de los productos y servicios que se venderán, si estamos a pie de calle seguramente también el rótulo.

Un rótulo que deriva en otra cuestión la imagen que tendrá el negocio = el logotipo. Del logotipo pasamos a la imagen corporativa: las bolsas del comercio, las facturas, las pegatinas o incluso el escaparate, recuerda que todo comunica, y si vendemos por ejemplo productos una bolsa personalizada con nuestro logotipo o la dirección favorecerán el recuerdo de la marca entre la mente de los consumidores y también los potenciales.

bolsa personalizada Cactus Comunicación

bolsa personalizada Cactus Comunicación

Parece que entre los primeros pasos no destacan las opciones digitales, salvo que añadamos un televisor en el escaparate o tengamos muy claro que otro de nuestros canales de venta sea un sitio web, aún así, no es lo primero que les viene a la cabeza, pero ¿por qué no les viene a la cabeza?

¿Qué factores influyen en no pensar en una web o en la presencia en las redes sociales? 

El primero es el desconocimiento de las nuevas tecnologías, cómo funcionan, cómo les pueden sacar provecho o beneficiarse con y de ellas. Las cámaras de comercio y otras instituciones empresariales se «esfuerzan» en ofrecer cursos de formación sobre estos temas, el problema no es la intención sino la calidad de lo que explican, desarrollan o las empresas que enseñan este contenido.

El resultado es que más de un negocio ha acabado con una web con un diseño muy parecido al de otros peces que también han picado, fiándose del sitio de origen, de quién reciben la formación o quién se la da «gratis». Sitios, que no están pensados para vender, ni para fortalecer la imagen de una marca en el entorno on.line.

Los cursos que les ofertan a las pequeñas empresas sobre el uso de las redes sociales se basan en contratar a gente que apenas tiene presencia en internet ni de forma social ni de forma profesional (piensan que con un perfil en Linkedin con sus colegotas es suficiente), total, que los alumnos que van a estos cursos con la esperanza de mejorar la imagen, y por tanto las ventas de su negocio, se reduce a una reunión de «multipropiedad» en este caso, las plantillas de las webs que van a vender a los ignorantes o incultos, que por afán de aprendizaje acuden a estas «charlas formativas». Webs, que no se podrán actualizar sin pasar por la caja de las empresas otra vez.

La cuestión es que se dejan engañar y acaban con un concepto muy equivocado de para qué sirve la tecnología o cómo pueden sacar provecho, charlas que van de transformación digital en los que no aportan las pautas o los pasos que deben realizar para una buena gestión de la imagen y de la personalidad del negocio en internet.

nuestra web

Aspecto de nuestra web en el 2015, estamos trabajando en la nueva apariencia.

Debemos pensar que una web es un canal más de comunicación y una herramienta de venta que podemos sacar provecho en los momentos en los que, por ejemplo, no haya nadie dentro del establecimiento, en 5 minutos podemos crear una publicación, una fotografía o un pequeño vídeo de lo que se vende en el negocio, pueden servir para un poco de contenido en las redes sociales. También que debemos mantenerla actualizada con información novedosa tanto de lo que ocurre en el negocio físico, cómo otras cosas que nos dará la estrategia de comunicación o de redes sociales que tengamos.

Sin embargo esa formación que les han dado esos gurús, en las que les hablan de un plan de redes sociales, una planificación o un cometido de publicación les abruma y acaban olvidándose de lo realmente importante ¿por qué debemos estar en internet? ¿cómo podemos hacerlo y además sin volvernos locos?

Pues empezando por el principio, cómo soy, qué quiero y dónde quiero llegar. Si no conocemos los recursos disponibles o el tiempo suficiente, puedes contactar con nosotros y te explicaremos sin compromiso cómo puedes tener la mejor presencia para tu negocio en la red.

1 comentario en «¿Por qué los negocios locales no se animan a tener una web? (I), la formación comercial»

  1. Pingback: cactuscom – el blog | La cuesta de enero o ¿empezar nuevos proyectos?

Deja una respuesta