Las cagadas de los emprendedores

Al principio cuando te decides para crear o montar o desarrollar una idea que quizá se convierta en un negocio, todo parece sencillo, vas a cursos dónde se supone fomentan tu capacidad emprendedora o te explican qué pasos debes seguir para crear tu empresa.

Personas que sin formación y apenas experiencia te explican que debes tener un libro de gastos e ingresos, un plan de negocio, en el que debes incluir algunas estrategias comerciales, de comunicación, de marketing y por supuesto de finanzas.

Las finanzas se supone son el punto gordo de cualquier empresa, porque es lo que dirá si el negocio tiene viabilidad o no.

Estos cursos se esfuerzan en explicar la importancia de un logotipo para que nuestros públicos sean capaces de reconocer los productos o servicios que les ofrecemos, la importancia, sólo a veces, de tener también una presencia digital en forma de web o de perfiles en las redes sociales.

No siempre es tan sencillo como parece, pues que los negocios dispongan de un logotipo, más o menos bonito o con mayor o menor tiempo invertido en diseño, es clave para que nos identifiquen, pero eso lo sabemos todos, igual que cada uno tenemos un DNI o un nombre por el que nos llaman nuestros amigos, conocidos u otros profesionales, algunos incluso tienen dos, y hacen la estrategia de la Pantoja, para los amigos Maribel, para los negocios Isabel.

Te explican la importancia de la atención al cliente, algo que resulta también obvio, aunque sea desde el punto de vista de la educación. Un trato correcto, disposición e información es lo que solemos pedir de una buena atención al cliente.

Logotipo Cactus Comunicación

Logotipo agencia de comunicación asturias, cactuscom

También nos cuentan la importancia de los colores en la percepción de la marca, los productos o servicios. Nos hablan de las teorías psicológicas de los colores, el rojo pasión, el blanco tranquilidad, el negro elegancia, el verde ecología…y así hasta agotar todo el patrimonio de colores posibles.

Nos hablan de los gurús del marketing que parece que en los últimos años todo el mundo es experto en la investigación de mercados. Para quiénes no habéis coincidido en persona con nosotros sabréis que es algo que nos indigna a los expertos de comunicación, que se confunda lo que hace el marketing con la comunicación estratégica, ambas van de la mano y se complementan entre sí, el marketing busca las necesidades del mercado (un nuevo producto, un nuevo canal de distribución, la interacción con las personas y la promociones (ofertas o descuentos por ejemplo) el marketing vende. En cambio la comunicación se dedica a estudiar qué mensajes, en qué canales y en qué tono debemos INFORMAR sobre  el nuevo producto, la nueva promoción, darse a conocer en un nuevo canal (un supermercado).

Pero bueno, esto es como la denominación de propaganda (sólo es política o religiosa) en vez de publicidad (acciones de comunicación pagadas) a los folletos comerciales que recibimos en nuestras casas…debe ser que se es más fácil o se ha quedado más en nuestras memorias.

Logotipos gijon

Renovar la imagen de una empresa, Asturias.

Nos cuentan que el camino no es de rosas, ¡Claro que no! y que para llegar a tener beneficios debemos ser constantes, prudentes, a veces arriesgar, colaborar con otras entidades o empresas, buscar clientes…lo que se supone que todos tenemos en la cabeza cuando nos lanzamos a montar un negocio.

El problema viene después, cuando inocente de tí, te han contado que en las facturas debes incluir impuestos (sólo se refieren al texto) no te explican qué información tienes que añadir, o si firmas un contrato que debes tener firmadas todas las páginas del mismo para que tenga validez.

Las cosas básicas para poder cobrar, tampoco te explican que si tu facturación es destinada a otras empresas tienes un tipo de impuestos diferente que si tu facturación mayoritaria es al cliente final, acudes en busca de luz y de información a oficinas públicas (las pagamos entre todos) les explicas en qué consiste tu actividad y hacen lo que les sale del mismísimo gorro ¡Olé vosotros!

Te abren las puertas a futuras colaboraciones en las que si quieres estar en ellas tienes que lamer diferentes ojetes para que al menos te tengan en consideración, y es una gran lástima, porque esto va además de ganar dinero (sino para que trabajamos) de crear sinergias, a hacer un trabajo mejor y que entre todos intentemos tener tanto una mejor sociedad o unas mejores oportunidades.

Obviamente todos los peros acaban convirtiéndose en soluciones, que podrían ser menos si los cursos a los que se destina dinero para incentivar la actividad emprendedora no se queden sin gasolina durante los tres primeros años de actividad, que al parecer, según lo que dicen los medios de comunicación es algo más que habitual, es mayor el porcentaje de gente que abandona sus proyectos (por dificultades económicas, personales, incertidumbres o miedos) que los que se mantienen por sus santas narices a seguir tirando del carro.

Seguro que a muchos os ha pasado alguno de los ejemplos que hemos citado o incluso otros peores, y que al final, por mucho curso, y por mucha formación de la mejor forma que aprendehemos es haciendo y no escuchando, nos llevaremos muchos palos, más de los que nos podamos imaginar y tenemos que levantar la cabeza, asumir errores y seguir hacia delante, lo que viene siendo junto a otras variables la metodología LEAN.

Hagamos las cosas bien y abramos los oídos a los consejos o experiencias que otros nos puedan contar de su trayectoria, la ilusión y el esfuerzo son nuestros compañeros de viaje, ¿por qué no compartirlo con otros? Algunos te dirán que tengas cuidado con quién hablas de tus proyectos y está bien ser precavido, la realidad es que esto tampoco es Person of Interest.

Deja una respuesta