¿qué tipo de dominios existen?

  • por

El dominio es la dirección o URL que utilizamos para acceder a una web en internet por lo general el dominio corresponde con el nombre de la marca o servicio que se intenta vender, o por el que quieren que les conozcamos.

El dominio suele terminar en .com o .es, que además son los más utilizados en España según un estudio reciente, tienen un significado.

ejemplo de dominio

Captura de pantalla de navegador, ejemplo de dominio

Cada extensión corresponde a la actividad que se supone que se realiza dentro de una web. Por ejemplo, .es hace referencia al idioma español, así como .cat a Cataluña o .us para los estados unidos.

El .com hace referencia a que la actividad que se desarrolla es comercial y quizá por eso sea de los más utilizados y por ende de los que están subiendo de precio. Un dominio cuesta entre 1 y 50 euros y que cuya compra, no servirá para alojar o subir una web a internet, para eso tendríamos que comprar espacio que nos permita publicar nuestra web.

Esto que puede sonar muy complicado se puede explicar de una forma muy sencilla, pongamos que nuestra web es un negocio físico, además de una dirección postal, que sería la dirección URL, también dispone de unos metros cuadrados que le permitirá tener más capacidad o menos para guardar o mostrar sus mercancías, en la web ocurre lo mismo, según el tamaño de hosting que compremos tendremos mayor o menor espacio para subir imágenes, productos o información de nuestra empresa o de la temática que tratamos en la web.

Los dominios como veníamos diciendo sirven para categorizar contenido, y cada vez existen más extensiones que además de más económicas son más específicas que .com o .es

Desde .casino a .juegos pasado .club son algunos ejemplos, los más caros en este aspecto son los que realizan actividades destinadas para adultos como .xxx , otros pueden ayudarnos a posicionar una web, es el caso de .tienda que si ya tenemos un dominio y queremos implantar un e.commerce nos ayudará a posicionarlo en los resultados de búsqueda de Google.

Aunque a veces, como somos tan originales, puede que tengamos que comprar una extensión diferente porque el nombre que queríamos usar ya está siendo utilizado con .com y tiramos por ejemplo a .es. En ese caso, lo mejor es buscar un nuevo nombre, para que los usuarios sepan realmente quiénes somos y no se confundan con otra empresa.

No se trata tampoco de tener todos los dominios para una misma dirección sino de buscar el más apropiado para la actividad que realizamos, por ejemplo si somos un grupo de profesionales que nos unimos para generar una sinergia online podemos comprar el dominio terminado en .pro o si queremos potenciar la contratación porque publiquemos un montón de ofertas de nuestra empresa o hagamos de intermediarios podremos usar el .jobs

Son muchas las opciones que tenemos para crear nuestra marca en internet y que además se identifique muy pronto la actividad que desarrollamos, muchos además juegan con esas extensiones para crear juegos de palabras, sin embargo no es todo tan fácil como parece, porque para dar de alta algunas extensiones debemos realizar una serie de pasos.

En el caso de la extensión .travel está destinado única y exclusivamente a empresas del sector turismo y viajes y lo pueden utilizar para la promoción de sus servicios de tal forma que el usuario que está en una web que termina en .travel sabe que la empresa es de confianza. Además esta extensión es una de las más caras cuesta cerca de 81 euros al año así como sus renovaciones.

Otra cosa que necesitamos saber si vamos a comprar un dominio es que la web a la que se lo estamos comprando sea de confianza y verídica, algunos vendedores de dominios no son demasiado transparentes, ¿cómo sabemos si es de confianza? Porque nos lo hayan recomendado, algún experto o nuestros amigos, porque sean empresas que llevan en el sector mucho tiempo, no debemos fiarnos de los que nos lo ofrecen gratuito, yo tampoco me fiaría demasiado si me regalan una vivienda, no sería normal.

El dominio, una vez que lo compramos, debe estar siempre a nuestro nombre, son muchas las empresas que se dedican a hacer páginas webs y ponen los dominios a nombre de la agencia que le diseña web y eso puede tener consecuencias muy malas, podemos confiar en quién lo compra, pero lo más normal es que esté a nombre del dueño de la actividad, es decir, el que lo paga al final.

Porque imagínate que triunfa tu web en la red y el que te hizo la web y sabe lo bien que ha posicionado o lo bien que está vendiendo te la lía y se queda o con tu negocio o por lo menos con parte de los usuarios a los que atrajo y no saben la movida.

Lo mejor es consultar a expertos en qué páginas webs podemos comprar los dominios, y preguntarles sino sabemos, cómo debemos hacer para comprarlo.

Deja una respuesta