Instagram Shopping

Instagram no deja de crecer en el número de usuarios, y eso implica a consumidores y empresas que se esfuerzan día tras días en llegar a un público, su público, para venderles a través de una filosofía y unos valores, los productos o servicios de los que disponen.

Desde hace poquito tiempo, no llega a dos meses, ha implementado una  de las funciones que ya había probado en EEUU a lo largo de más tiempo, se trata de Instagram Shopping, una herramienta que se amplía al catálogo de servicios de un perfil empresarial en esta red social.

Ahora, ¿Cómo funciona?

Lo primero que debemos tener es un perfil de empresa en nuestra cuenta de instagram, este es un tipo de cuenta más completa que un perfil normal en esta red social, porque nos da acceso a las estadísticas y otra información relevante para cualquier departamento de comunicación.

Por otro lado, otra de las cosas que debemos tener preparada antes de comenzar la andadura en Instagram Shopping es disponer de alguno de los servicios online dirigidos a la venta de productos como pueden ser Shopify o BigCommerce, desde estas plataformas se podrá sincronizar con el perfil para empezar a vender.

Otro de los requisitos es que por lo menos, debemos tener hechas 9 publicaciones para comenzar a vender. Los usuarios vamos a tener, todavía más fácil comprar.

Quizá alguno ya os hayáis fijado en que en algunas publicaciones se ve el icono de carrito de la compra en la parte inferior de la publicación a la derecha, si hacemos clic en ese botón lo que ocurrirá es que podremos comprar el producto que estamos viendo sin tener que salir de la app, bueno, sin salir, el enlace en última instancia nos llevará a la página de la tienda on.line dónde finalizaremos la transacción.

Digamos que es una herramienta muy similar a la que ya tenían disponible en Facebook dónde algunas páginas de empresa se han esforzado en crear un escaparate en el que podemos ver los productos seleccionados por una marca, con imágenes, descripción y más detalles.

Esto más que por comodidad es una forma de ofrecer un escaparate más interactivo y completo que uno a pie de calle. Dónde las imágenes van a tener un papel muy importante.

Herramienta a largo plazo

Según los de Instagram, es una herramienta con mucho potencial, ya que Instagram además de ser una red social basada en la imagen, en la que sobretodo encontramos un público muy joven, encontramos principalmente artículos relacionados o con la moda o con la forma de vida de cada uno.

Un ejemplo, que podemos ver como referencia de la evolución y el alcance que puede llegar a tener es el de una tienda, que lleva probando Instagram Shopping desde hacía unos meses en EEUU y que su caso, como el de otros muchos ha sido una evolución más rápida, en la que no sólo el producto, la forma de contar que tenemos y la inversión en publicidad han provocado un éxito con el que la chica está muy contenta.

¿Le interesa a mi marca tener presencia en Instagram Shopping?

Para las marcas, es una oportunidad más para que se vean los productos que venden, aunque tendrán que invertir en fotografos, no porque sea una cosa mia, sino porque el usuario cuando va a comprar algo a través de internet agradece todo tipo de información que le podamos ofrecer acerca de los productos que vendemos.

Y es que cada marca, debe adaptar el mensaje a cada red social en la que tenga presencia, no es lo mismo escribir un tweet o un twitter como últimamente se escucha mucho, que hacer un álbum con imágenes en Facebook. En este caso concreto, prima mucho la imagen y la estética que hay que darle a todas y caa una de las publicaciones que queramos realizar.

Ojo con lo que publicamos, todo comunica (para bien o para mal pero estamos comunicando)

Hoy en día ya no vale hacer una foto medio decente y ponerle un filtro, sino que si ya era importante la imagen de calidad y de estudio para las tiendas online, mucho más cuando se trata de Instagram, red social máxima del postureo.

Otra cosa en la que tendremos que fijarnos es en cómo describimos los productos, aquellos que quieren tener mejor presencia tendrán que buscar los mejores términos para su actividad, potenciando que las publicaciones que no queden sólo para los pocos o muchos seguidores que tengan, en redes sociales debemos tener además de mucho sentido común y una estrategia que a largo plazo nos ayude a mejorar no sólo el posicionamiento, sino la posición en la mente de los consumidores y por supuesto el número de ventas.

De momento no son muchas las empresas en España que han optado por este tipo de escaparate en Instagram, sin embargo, a largo plazo, se acabará convirtiendo como le ocurrió a Facebook, ser un sitio más, un canal más, en el que podemos enseñar qué vendemos y cuánto cuesta, y sólo lo conseguiremos, con trabajo constante, saber hacer y sentido común.