Las experiencias en blablacar

blablacar

Blablacar es una aplicación que nos permite compartir viajes con otras personas, además de ser una herramienta más de la llamada economía colaborativa en la que ganan ambas partes, el conductor y el viajero.

¿Cómo funciona?

El funcionamiento es muy sencillo, con una cuenta de Facebook o de mail nos permite registrarnos y crear un perfil, si somos conductores además tendremos que añadir información relacionada con nuestro vehículo, el tipo de intereses por ejemplo en relación a la música o si eres más de hablar o quizá de ir en silencio.

Una vez que tenemos la cuenta creada y hemos generado nuestro perfil y tengamos que viajar, de un punto a otro, con acceder a nuestra cuenta, publicar nuestro viaje e indicar los puntos intermedios entre el origen y el destino, por ejemplo, si publicamos un viaje de Gijón a Madrid, seguramente añadamos como puntos: León, Benavente, Segovia o Collado Villalba, dependerá sobre todo, de lo que estemos dispuestos a desviarnos en un viaje, que por lo general oscila entre 10 y 20 minutos de desvío para dejar a alguien.

¿Quién utiliza y por qué utiliza Blablacar?

Cada vez somos más los que utilizamos este tipo de aplicación, en cactus hacemos muchos viajes a Zamora, y casi todas las veces publicamos el viaje ¿por qué? las razones son bastante contundentes, llevando a alguien más puedes ahorrarte el dinero del peaje, la gasolina, es una forma de ahorra dinero para el que viaja como para el que conduce. También porque conoces gente muy interesante, los hay más majos y los hay más serios también.

¿Qué hay de las experiencias de uso?

Las experiencias en Blablacar por lo general son muy agradables, por la diversidad de personas que lo utilizan, principalmente la app la utiliza gente de entre 18 y 40 años que bien por ahorrar, o por ir acompañado selecciona esta opción de viajar. Una posibilidad es que si somos chica podemos seleccionar que al viaje sólo para chicas, por lo general, somos un poco más miedosas y quizá el tener que llevar en el coche a un chico que no conocemos nos incomode más que llevar a otra chica.

Nunca me he encontrado con una experiencia que fuera especialmente complicada o de mal gusto, ayer por ejemplo, me reencontré con un antiguo compañero del colegio al que hacía años que no veía, además de ser un viaje ameno, nos pusimos a actualizar la información sobre otras compis y el viaje se pasó volando.

Anécdota a parte, una de las primeras preguntas o de los primeros temas de conversación que se suelen tener es el uso que haces de blablacar, y cuentas un poco quién eres y a lo que te dedicas, a partir de ahí, la conversación puede ser tan variopinta como el tipo de personas con las que te encuentres.

También hay alguna mala experiencia, las que menos

Con casi todo el mundo que viajé me comenta que siempre ha sido para bien, algunos han hecho amistades que han mantenido en el tiempo, en otros casos hasta oportunidades de negocio. Aunque también hay anécdotas un poco menos agradables, hace tiempo, en un viaje, una chica con la que compartí coche me contaba que ella si había tenido alguna experiencia negativa, por ejemplo una vez, me decía que había viajado de madrid a Valencia o a Murcia, no lo recuerdo muy bien y tampoco es muy importante, que una vez que se habían encontrado en el punto de encuentro, que por lo general es cerca del sitio en el que se encuentre el pasajero, empezaron el viaje y como a los 20 km el conductor entró en un área de servicio y preguntó a los que iban dentro del coche que si alguno tenía carné de conducir porque él, en realidad estaba borracho y que si quería alguien, el que tuviera carne condujera, o que tenían que esperar a que se le pasara la mona.

Otra experiencia fue el caso de un chico al que llevé en coche en un viaje hasta León, que solamente dijo «hola» al entrar en el coche y no cruzamos más palabra hasta llegar al punto de destino que nos dijimos hastaluego. Esto es lo que menos suele ocurrir, no se trata de ir dándole coba a la persona con la que viajas, sino de ser agradables y compartir un viaje.

Conoces gente, te entretienes, te ahorras un dinero y haces de un viaje que podría ser super aburrido más ameno, los viajes los hay de todo tipo, desde los más cortos, por ejemplo Oviedo-Gijón a otros mucho más largos y tediosos, por ejemplo de Gijón a Murcia, en el que quizá aunque no haya nadie con el que compartir el viaje completo, si podrías hacer un viaje con diferentes puntos de parada.

Un negocio o ¿economía colaborativa?

Aunque blablacar sea un servicio para viajar no está profesionalizado, aunque más de uno ha visto negocio en ello y se dedica a hacer viajes hasta que la compañía se da cuenta que no lo hace por ahorrar un dinerillo en su viaje, sino para ganar un sueldo, hubo gente que hacía Madrid-Valencia dos veces al día de tal forma que en un día hacía 4 viajes en los que podía ganar hasta 45 euros por trayecto, suponiendo que el viaje saliera por unos 15 euros y llevase a tres personas. Por último, comentar que además ahora dispone de un seguro para los viajeros y asistencia en carretera, por lo que podemos viajar sin problemas y sin riesgos.

Deja una respuesta