¿para qué sirve un publicista?

cachondeo de la Comic Sans

La publicidad es la estrategia por la cual las empresas, pequeños negocios y tiendas locales se dan a conocer a una audiencia predeterminada a cambio de un contante, por lo general, económico. Utilizan diferentes tácticas o métodos para lograr el alcance esperado: los anuncios en prensa escrita o digital, los MUPI´s, el buzoneo, la radio, la televisión y, claro está, en internet.

La propaganda es también pagada y aunque la mayoría de la gente denomine con este término todo lo que es publicidad sólo es propaganda aquello que tiene un fin político o religioso, quería dejar claro este matiz antes de continuar.

Un publicista es una persona que se ha interesado por conocer las herramientas necesarias para que una marca, institución, colectivo o persona individual sea identificado por un público determinado. La primera función que debe cumplir la publicidad es informar (acerca de un producto, una persona, un servicio, una marca…) sobre las virtudes o las novedades que presenta.

Un publicista es un estratega que utiliza la creatividad para dar forma al mensaje que la marca quiere emitir. 

El concepto que muchos tienen en la cabeza es que una agencia de publicidad es similar a la popular serie MadMen y si bien esto fue medianamente cierto años atrás en los inicios de las campañas publicitarias y grandes cuentas de relaciones públicas. Eran años en los que las agencias estaban regentadas por hombres, hombres valientes, hechos y derechos, adinerados y con grandes e importantes contactos.

Hoy en día los contactos también son importantes, eso no quiere decir que los publicistas tengan una visión tan atrasada de cómo funcionan las agencias o la sociedad en sí misma, por mucho style que se quieran marcar.

Hoy día la diversidad de personalidades y especialidades que existen en la agencia son favorables para crear un ambiente de trabajo plural y divergente que desarrolla la creatividad con mucha estrategia por detrás.

Conoce perfectamente los intereses de su agencia, su cliente y por su puesto su campaña con esta información y sus conocimientos, herramientas e imaginación configura un proyecto interesante y medible que funcione y que además se alinea con los objetivos y la imagen entre lo que se va a comunicar y lo que se ha comunicado.

Además de los intereses o los objetivos que le proponen agencia y marca, el publicista debe tener la capacidad de saber adaptarse a las tendencias, las nuevas tecnologías o al menos, saber que es lo que nunca debe hacer, por poner un ejemplo muy exagerado un publicista sabe que no debe utilizar la comic Sans para hacer anuncios sino quiere acabar con su carrera.

cachondeo de la Comic Sans

cachondeo de la Comic Sans

Un publicista está en constante aprendizaje tanto de su área principal de conocimiento como de otras que quizá poco tengan que ver, esta segunda parte es importante, ya que otras disciplinas de trabajo pueden ayudar a tener nuevas y más variadas ideas para aplicar a los nuevos proyectos que le llegan a sus manos.

A un publicista, por lo general, hay de todos los tipos, le gusta hablar y compartir conocimientos con otros profesionales del sector, lo que le da riqueza y saber hacer, escuchar, dialogar y aportar nuevas ideas, que con el back que hemos ido ganando a lo largo de los años permite adaptar ideas que funcionen a sus clientes.

Un publicista debe ser atrevido, divertido y conocer perfectamente lo que una marca quiere contar sobre si misma, cuándo contrates a uno, tienes que dejarte asesorar, quizá al principio las ideas que te dan suenan locas y arriesgadas, jamás se te hubiera ocurrido esto, sin embargo, son las grandes ideas de locos, las que mejor funcionan en muchas ocasiones.

En fin, si estás pensando en hablar con un publicista puedes contactar con nosotros, que lo somos, y cuéntanos qué es lo que quieres contar o por lo menos que es lo que quieres conseguir con la campaña que hagamos para tí, opciones hay un montón, desde las acciones BTL (alto impacto-bajo coste) hasta la elaboración de campañas de publicidad más complejas para los grandes medios de comunicación.

El presupuesto hasta el que puedes llegar es un punto muy importante, ya que de ello podrá depender el éxito o no de la campaña. Escucha de forma activa las ideas que te propone porque serán más frescas, novedosas y divertidas. No le des lecciones de cómo hacer su trabajo, aunque creas que la publicidad es algo que cualquiera puede hacer, a veces, la estrategia y la visión a largo plazo pueden ser tus mejores aliados, escucha a tu publicista de cabecera y hazle caso en lo que creas que debes hacerlo.

Deja una respuesta