Desinformación y elecciones. La propaganda y las redes sociales

Si algo es más característico de las elecciones estadounidenses es el ruido que se genera no sólo en los medios de comunicación, sino también en las redes sociales, una de las principales vías en las que se reproducen las noticas falsas o las mentiras.

En esta edición tan larga de las elecciones hemos visto como practicamente todas las redes sociales que conocemos y que más se utilizan como TikTok, Facebook y, sobre todo, Twitter han tenido que bloquear más de un hashtag o advertir sobre alguna de las publicaciones de los candidatos al resto de los usuarios.

Vayamos por partes:

TikTok

Como ya sabéis es una de las redes sociales con más crecimiento en el último año y, a pesar de ser una red social más orientada al entretenimiento y la diversión han tenido que eliminar varios hashtags, como por ejemplo #Riggedelection que significa elecciones amañadas o #sharpieGate relacionado con el uso de unos rotuladores concretos para escribir sobre las papeletas el voto, algunos usuarios aseguraban que se borraba el voto de la misma al pasarlo por las máquinas que cuentan los votos. Otro hashtag también eliminado es el de #StopTheSteal que significa en español «detener el robo».

A día de hoy, si intentamos localizar este contenido en TikTok nos aparecerá un mensaje de advertencia:

Facebook

Facebook es quizá una de las mayores redes sociales, sobre todo, si nos basáramos en el número de usuarios que estamos en ellas y que participamos de forma activa día tras día y también la segunda red en la que más contenido han tenido que bloquear, los hashtags son los mismos que los que acabamos de mencionar para TikTok: #StoptheSteal, #SharpieGate o #riggedelection sin embargo y a diferencia de la red social anterior, sólo pone que no existen, sin más, sin explicar por qué no hay resultados o por qué se ha bloqueado esa información.

Sin embargo, si encontramos algo más de información en algún contenido, por ejemplo un vídeo que publicó un usuario en Facebook explicando cómo el uso de los rotuladores Sharpie lo que hacían eran invalidar el voto. Cuando intentamos acceder al vídeo, la red social nos avisa de que la información que se muestra es falsa:

Y a mayores, nos da dos opciones «ver vídeo» o «ver motivo», si pinchamos en ver vídeo vemos a varias personas explicando cómo funciona el tema del «SharpieGate» en las elecciones de Estados Unidos de America, y que tanto ha dado que hablar estos días. En cambio, si accedemos a «Ver motivo» ya encontramos un poco más de información sobre por qué lo han catalogado como contenido falso.

Añaden la verdadera información: «Sharpie pens will not invalidate Arizona ballots» o lo que en español sería: Los rotuladores Shapie no invalidan las papeletas.

Además nos incluyen dos tipos de enlaces: el primero en el que nos dan acceso a otra página en la que podemos ver cuáles son las organizaciones que se dedican a verificar la información así como cuáles son los criterios.

Y el segundo enlace nos lleva a una página de información sobre los resultados electorales, muy similar a la que hay también disponible, y que seguro que habéis visto, en relación al Covid.

Y, ¿en Twitter?

Twitter quizá sea la red social que más caña a metido a toda la información falsa, los motivos pueden ser varios: que uno de los candidatos sea muy activo, que están más preparados o, mejor dicho, más predispuestos para evitar la desinformación…Y tienen diferentes tipos de alusiones.

Y es que, por ejemplo, si entramos en la cuenta de Donald Trump podemos encontrar hasta tres tipos de aviso en sus tweets más recientes:

El ejemplo más restrictivo es uno, por ejemplo, en el que Trump pide que se detenga el conteo porque pide más transparencia, un tweet que para poder acceder al mismo, en primer lugar nos aparece una advertencia: Alguna parte o todo el contenido compartido puede ser objetado y nos ofrece un enlace al que podemos acceder y encontrar más información sobre la política de integridad cívica de la red social. En este tipo de contenido además quedan escondidos los diferentes me gustas o retweets que pudiera haber.

Otro tipo de contenido menos restrictivo es el que podemos encontrar el tweet y que además y un aviso, y te dice, que cuando se publicó esa información no se basa en la información oficial y te lleva al igual que Facebook en enviarte a una página de la red social en el que hay mucha más información sobre las elecciones en sí.

Por último, otro tipo de tweet es el que si aparece todo el contenido, también los likes y las interacciones con el mismo pero aparece otro tipo de información que consiste en explicar que lo que ha dicho está siendo revisado si es verdad o no.

Parece que las redes sociales ya se han puesto las pilas en lo que a desinformación se refiere, información actualizada y avisos para que, si vamos a leerlo, al menos nos cause la duda y pensemos en sí lo que nos están contando en alguna cuenta es cierto o no.