Divertirse con amigos sin amigos

Juegos online: escapes, geocaching y Among us

El confinamiento ha creado verdaderos jugadores, están por un lado los más pros, personas que se tiraron horas y horas jugando, entre otro al Call of Duty, si bien, no es juego que sea fácil de aprender, si es uno bastante adictivo y con cada vez más adeptos, sin embargo y dejando a un lado las videoconsolas hoy vamos a hacer una compilación de juegos para divertirse gracias a la tecnología e internet y a los amigos con los que pasamos el rato.

Los escapes en el confinamiento

Algunos empezaron a hacer escapes, los había y los hay gratuitos y de pago, por ejemplo en mi grupo de amigos alguien envió un listado inmenso de escapes gratuitos para que escogiéramos uno que hacer con motivo del cumpleaños de alguien, para convertirlo en media pandemia en algo más que lo que estabamos haciendo hasta la fecha, es decir, una videollamada.

Empezamos con uno y al final acabamos haciendo varios porque eran quizá demasiado fáciles, no es que nosotros seamos unos listejos pero bueno, las versiones gratuitas de casi cualquier cosas, ya sabéis que suelen tener limitaciones varias o que sólo pasan a tener algunas de las pantallas.

Del escape online al GeoCaching

Otro juego, quizá más movidito, y que comenzó a coger fuerza en las primeras fases tras la pandemia, porque tenemos que salir a la calle es el GeoCaching, una búsqueda del tesoro a través de diferentes coordenadas que te va dando una aplicación, una que descargamos en el móvil y con la que puedes comenzar a jugar.

El funcionamiento es fácil, descargas la aplicación, hay varias, permites que tu móvil acceda a la localización en la que estás, y empiezas a recibir diferentes pistas sobre dónde puedes encontrar alguno de esos tesoros cercanos a tí, a medida que vas encontrando uno, te van apareciendo otros.

Si bien, he de contaros que tampoco es que sea excesivamente nuevo, ya que empezó a estar operativo en el 2009, es un juego que las propias normas te explican que debes utilizar el sentido común para poder ir de tesoro en tesoro, si eres menor, que vayas con un adulto y si eres un adulto que asistas con otros y durante el día.

Y no es porque te vayan a salir fantasmas de algún lado determinado, sino más bien porque estás andando por una ciudad y aunque no vivamos el día de la purga, pues bueno, puede haber mayores peligros.

En las diferentes aplicaciones aparecen en muchos casos, la dificultad de cada uno y permite crear unas rutas diferentes cuando nos vamos por ejemplo de turismo a otras ciudades que no conocemos.

Los tesoros pueden suelen ser de muy poco valor, por ejemplo, uno consiste una vez que lo encuentras en dibujar un gato y dejar el dibujo en otro punto de geocaching.

Nosotros aún no lo probamos, lo tenemos pendiente, el día que lo hagamos os contaré lo que me he encontrado por Gijón 😉

Among Us

Por último, os voy a hablar de uno de los juegos de moda, para los pequeños y los no tan pequeños, lo está petando y no es porque lo hayan lanzado hace unos días, porque en realidad lleva lanzando desde el 2018, es un juego muy adictivo y que se ha puesto de moda entre otras cosas por los vídeos de la red social Twitch (ya os hablaré de ella más adelante) dónde muchos usuarios comparten sus partidas de este u otros juegos.

El juego en cuestión se ha popularizado porque es muy entretenido, necesitamos entre 4 y 10 jugadores, un móvil, una tablet o un ordenador (si queremos jugar en el ordenador tiene un coste de 5 euros) y un ratito para jugar.

Uno de los jugadores crea una sala, un nombre y una contraseña que se genera de forma automática, la cual tendrá que enviarla a sus amigos para que puedan acceder.

De forma aleatoria y según van entrando los jugadores nos dice en secreto si somos impostores o no, si lo somos, tendremos que ir matando al resto de nuestros amigos en la app y si no lo fuéramos investigar para indagar quién podría serlo a la par que tenemos que ir completando tareas en una nave espacial.

Los gráficos son como muy básicos, pero lo suficientemente interesantes cómo para entretenernos durante unas horitas y su fama vino a través de los habituales vídeos de «comparto mi partida» en Twicht de la que otro día hablaremos.