Sleeping Giants. Un movimiento para la sociedad informada.

Sleeping Giants

Ayer uno de los oyentes de La Radio es Mía (el programa en el que colaboro hablando sobre redes sociales, internet y tecnología), se puso en contacto conmigo para proponerme un tema relacionado con la publicidad «neutra» que se ha eliminado de diferentes medios de comunicación que promueven ideologías extremistas.

Pongámonos en antecedentes y vayamos por partes:

  1. La publicidad se vende en bloques de enlaces. La publicidad programática
  2. El todo vale para tener clics. Más noticias, más clics, más publicidad.
  3. Los impactos de la publicidad o la calidad de los clics.
  4. La réplica, la sociedad y el movimiento Sleeping Giants.

La publicidad se vende en bloques de enlaces

Con el surgimiento de internet la publicidad cambió los patrones de comportamiento de los anunciantes, medios y usuarios.

El medio de comunicación tuvo que adaptarse rápidamente a las necesidades de los usuarios y eso implica el cierre de muchos en sus versiones impresas y la creación de bastantes más, con periodistas que se habían quedado sin medio en el que escribir o usuarios ávidos para la creación de historias y noticias. Es decir, el número de enlaces con noticias crece a un ritmo a muy rápido.

Por otro lado, el usuario, a medida que crecía internet, también tenía la necesidad de buscar noticias más de su estilo, creyendo que si entraba en un medio de comunicación menos conocido (que los generalistas que solía ver en el kiosco) creía que sería más neutral, más objetivo y que nadie le estaría tomando el pelo. Por tanto, el número de usuarios que comenzaron a ver oportunidad de negocio, decidieron poner a la venta sus espacios, más usuarios implica más anunciantes y por ende, más ingresos.

En ese mar, llegó la publicidad programática que se sirve del big data y consiste en unir a usuarios con espacios de publicidad a través de las marcas anunciantes.

Esto es posible gracias a las cookies, ya sabéis que en cada página web que visitamos tenemos que aceptarlas, y van dejando las migas de pan de los usuarios para dar con sus necesidades y venderles los productos o servicios de los anunciantes de una forma persecutoria muy molesta.

Os dejo con una infografía de IAB que ilustra el funcionamiento de la publicidad programática:

✅ Publicidad programática: Cómo funciona (con vídeo de 3 minutos)
https://dircomfidencial.com/diccionario/publicidad-programatica-20170203-1328/

El todo vale para tener clics

Como los anunciantes necesitan clics y no siempre eran los esperados, junto a la necesidad de otros de cambiar los comportamientos del público, por ejemplo para ganar unas elecciones, convirtieron las estrategias de difusión en estrategias de difamación y surgieron las Fake-News.

Las noticias falsas son pseudo noticias disfrazadas para persuadir de forma poco ética sus discursos políticos a la población general, lo hacen utilizando principalmente titulares muy llamativos y sorprendentes, y en base a la estrategia del martillo pilón: acaban convenciendo a la sociedad de su ideología. A veces, son campañas de desprestigio, otras bulos y a veces, parecen novelas retorcidas que dan mil vueltas para llegar a conclusiones que, en realidad, nada tienen que ver con la realidad.

Son noticias estudiadas para que accedamos a los enlaces y, si accedemos a los enlaces, accedemos también, a la publicidad y los anunciantes ven cómo crece el número de visitas a sus webs.

Los impactos de la publicidad o la calidad de los clics

Como son tantos los medios y los espacios de publicidad, los anunciantes no tienen acceso a todo lo que se dice, a las líneas editoriales y la calidad del contenido o declaraciones que publican. Ahora bien, el problema para los anunciantes empieza cuando parte del contenido publicado les puede perjudicar en la imagen de sus empresas.

Cuando esto ocurre, cuando las marcas se enteran de los comportamientos poco o nada éticos deciden retirar la publicidad y, además, lo suelen hacer en masa.

La réplica, la sociedad y el movimiento

Lo hemos visto hace relativamente poco en España, cuando un montón de anunciantes decidieron quitar la publicidad de un famoso reality por la presunta violación de una de las participantes y el cómo gestionaron esa situación. Casi 40 marcas fueron las que retiraron y explicaron el motivo en redes sociales de lo que había pasado: no estaban dispuestos a que se relacionara esa conducta con su marca comercial.

En este caso, fue algo que surgió tanto en los medios de comunicación como en los propios seguidores del programa y se generó tal polémica que, llegó a oídos de todos.

Pero las malas conductas no son siempre tan evidentes, sobretodo si se trata de política. Sabemos que la política son intereses personales, profesionales y sociales, son ideologías de grupos de personas que dependen de los votos de los usuarios de internet (los ciudadanos) para tener éxito y hacer lo que creen que es lo correcto utilizando estratagemas de persuasión peligrosas, ficticias y escasas de moral.

Sleeping Giants.

En este marco, nació en 2016 una cuenta en Twitter, Sleeping Giants, que se dedica a difundir los comportamientos poco éticos de personajes políticos, empresarios y por supuesto, los medios de comunicación.

Captura perfil Twitter Sleeping Giants.

El movimiento ha sido creado por un publicista y si accedemos a su perfil podemos ver multitud de respuestas a noticias, capturas de pantalla y menciones a las marcas para darles a conocer que sus productos estaban relacionándose con ideologías de ultraderecha.

Por poneros un ejemplo del alcance de este movimiento, a los pocos meses de su creación, un medio de comunicación (BreitBart News) que se dedica a ensalzar esta ideología extrema a través de noticias falsas, textos enrevesados y engañosos o la publicación de teorías conspirativas, perdera a más de 4.500 anunciantes.

El perfil sigue creciendo y publicando capturas desde el 2016, y ahora además, empezamos a ver otras cuentas geolocalizadas por ejemplo, una nueva en Brasil, creada de forma independiente por estudiante que conoció todo esto gracias a ICON ( según cuentan en una de las noticias de una revista de El País).

Perfil de Twitter Sleeping Giants Brasil

La brasileña está enfocada en desmontar al medio de comunicación Jornal Da Cidade, el medio tiene, al igual que el anterior, una gran difusión de noticias falsas alineadas con la ideología ultraderechista del presidente. A pesar, de que han sido muchos los que retiraron la publicidad, las presiones de diferentes grupos y entidades provocaron que algunos volvieran (no sé si por miedo o por coacción, al menos lo parece).

Tenemos que agradecer que exista gente atrevida que crea movimientos y cultura de la información, de la buena información, a pesar de que reciben amenazas de muerte para eliminarlo, ahora que ya existe y se conoce es más probable que no desaparezca y que sea sólo el principio de algo que nos compete a toda la sociedad y es que, parafraseando a Aristóteles, los extremos nunca son bueno, el justo medio es el éxito.