Twitter un método de lectura

Desde hace tiempo Twitter se ha convertido en un entretenimiento para muchos. Algunos lo aprovechan como lectura para el baño, otros para estar informados al minuto de lo que ocurre en otros sitios, otros para pasar el rato mientras van de casa al trabajo, la cuestión es que, a pesar de ser una de las redes sociales más criticadas, también es un nicho dónde encontrar de todo, desde el humor más negro a la actualidad más curiosa.

El estar en Twitter

Cuando nos hacemos la cuenta de Twitter pensamos en cómo va a ser lo que contemos, en cómo va a ser nuestra imagen corporativa en la red, en qué tipo de contenido vamos a escribir, sin falta de redactar una estrategia, y es que los usos para Twitter son tan variopintos como las personas o las marcas que lo gestionan.

Seguimos cuentas que nos pueden interesar y que puede que cuenten cosas interesantes, que nos permitan además interactuar con otras cuentas, replicar su contenido, responder o simplemente decir con un fav que nos gusta lo que acaba de publicar.

El storytelling en las redes sociales

Contar historias en Twitter parece algo sencillo, en teoría con tener una historia que contar, teniendo en cuenta que, al menos de momento sólo tenemos 140 caracteres disponibles, digo de momento porque en estas semanas empezaremos a ver tweets con hasta 280 caracteres, aún están en período de pruebas.

Twitter se ha convertido en un lugar dónde si queremos podemos encontrar grandes joyas del humor, el suspense y, si me apuras, de la literatura, porque el ingenio de unos pocos para obtener nuevos seguidores puede convertirse en la devoción de otros. 

Una de las premisas que entendemos sobre lo que es Twitter es actualidad y, en la mayoría de los casos, verídica, lo que aporta a que si alguien nos cuenta una historia un poco fantástica hace que lo sea menos porque en nuestro interior sabemos que está contando lo que está ocurriendo en un momento exacto. Si además añadimos algún elemento enriquecedor una imagen, un vídeo…pues todavía parece más real. 

La historia del verano en Twitter

Este verano, un tipo llamado Manuel Bartual, un diseñador gráfico con mucha imaginación,  conseguía que un montón de gente se creyera la historia que contó sobre sus vacaciones. Una historia un poco surrealista en un lugar que no llega a citar. Y que a más de uno le ha dejado los pelos de punta, ¡no es para menos!

La historia empezó con un tweet en el que se veía una imagen de una playa con un árbol y al que acompañaba el texto:

A partir de este primer tweet narraba en Twitter una serie de acontecimientos que le iban sucediendo, por meterse un poco en la historia: estaba sólo en la habitación, de repente se abre la puerta y se encuentra con otro hombre que parecía un poco desorientado, no le da más importancia, se habrá equivocado, sin embargo, habló con la recepción para ver si sabían algo, nadie sabía nada, y Manuel sigue con su narración minuto a minuto.

Al día siguiente, se volvió a encontrar con ese hombre en el desayuno, todo parecía normal, regresó a su habitación ya limpia y organizada, se encuentra con un lápiz utilizado en el suelo, lo que le da pie a seguir sospechando, se va a la playa y se vuelve a encontrar con el hombre de su habitación junto a otro, le da la sensación de que le estaban observando, que le estaban esperando, intenta seguirles sin éxito, y durante 7 días nos cuenta paso a paso una serie de circunstancias relacionadas con ese mismo hombre y con otras espeluznantes situaciones, que es mejor que leáis vosotros mismos, en este enlace tienes el hilo completo que ha preparado el autor para que resulte más sencillo leerlo. 

El hilo empezó a ganar lectores y seguidores de forma muy rápida y con esto empezaron también a salir los opinadores e investigadores, se empezó a contar que si era un relato corto de publicidad, haciendo alusión la historia para uno de sus nuevos proyectos, sin embargo, sólo pretendía hacer divertirse con ello, contar una historia que le diese fama y alcanzar más seguidores.

Todo empezó porque había hecho un tweet, unas semanas antes que vio que funcionaba en Twitter, una especie de chiste. Entonces, tenía una semana y media de vacaciones en las que decidió hacer un guión de todo lo que nos iba a contar y nos contó.

Esta historia, no es un caso aislado, es una nueva historia que utiliza un canal diferente al de un libro para contar un relato que además de entretenido, nos demuestra que no todo lo que se cuenta en las redes sociales debe ser verdad, tal y como finaliza el propio Bartual su historia de intriga: