Las redes sociales en los colegios

Hoy comienzan los más pequeños la vuelta al cole, algunos lo llevan mejor que otros, me refiero tanto a padres como hijos. Empieza un nuevo ciclo y quizá con él, también aprendan a utilizar alguna que otra tecnología.

Las pizarras electrónicas en las que además de servir como pizarra al uso, se puede proyectar una pantalla e incluso interactuar con ella. También puede que nos pidan que se creen una cuenta de mail y salvo que en el propio colegio se la den, lo más práctico es usar gmail, tanto por la sencillez de uso como por la capacidad para enviar mails o añadir y sincronizar con el móvil.

El mail es una herramienta que además de utilizarla para enviar documentación, trabajos o incluso deberes podrá servir para algo que se está poniendo de moda y es la creación de redes sociales internas, que sólo se utilizan en el colegio y cuyos protagonistas son alumnos y profesores, muy raras veces también están los padres.

Escritorio redes sociales

Escritorio redes sociales

Podemos pensar, que es más fácil que creasen una cuenta de Facebook y utilizase un grupo, una página o incluso un evento, pero además de fácil es un poco más peligroso porque estamos incitando a utilizar la red social mayoritaria, que de momento no tiene filtro para menores, con menores me refiero a niños hasta los 14 años.

Lo más efectivo es que el propio colegio sea el que cree una específica para su colegio, en el que los alumnos se puedan relacionar entre ellos o con otros colegios (en el caso de los privados) que tengan sedes en otras ciudades.

¿Qué puede contener una red social para menores? Dependerá del caso o los recursos disponibles que cada colegio tenga, sin embargo os voy a hablar de unas cuantas opciones, algunas más comunes que otras pero que son igual de válidas.

Empezamos por el principio, la ficha del escolar, al igual que se hacen en papel se podrá solicitar al alumno que incluya el nombre completo, las alergias, una foto para el perfil, que sería la misma que añadimos de tamaño carné cuando se inscriben.

Un mail, que lo más probable es que sea uno que nos faciliten en el propio colegio, como a los que ya estamos acostumbrados en el trabajo, nombre (un punto o un guión bajo o alto) + apellido (también puede incluir el segundo).

Y una contraseña que no sea demasiado rara para que hasta los más pequeños se la aprendan y no se les olvide con facilidad, lo mejor es combinar alguna palabra común en plan, marionetas12, circulo3… alguna palabra sencilla y con algún significado o sentido. Si nos complicamos la existencia escribiendo una compleja alfanumérica en plan cLX7u (por poner un ejemplo), la clave, nunca mejor dicho, está en no hacerlo difícil para nosotros sino para los otros.

Entregar o subir documentos, desde trabajos, apuntes, exámenes de otros años o los deberes interactivos. En este sentido las marcas de los típicos cuadernillos de verano también se han puesto las pilas para que esos mismos ejercicios puedan hacerse desde una página web, a la cual tendremos acceso con un usuario y contraseña que nos facilitan al comprar la suscripción para los ejercicios. Y además incluyen explicaciones o corrigen algunos de ellos.

Una red social escolar podrá tener un muro de actividades en el que los alumnos podrán conectarse y compartir mensajes o imágenes que serán tuteladas por los profesores, quiénes también hacen de moderadores en este caso.

Otra opción que encontramos a veces son los eventos deportivos o culturales que organiza el colegio, pueden ser desde las típicas fiestas de curso o las actividades extraescolares que por lo general crean competiciones y ligas entre otros colegios.

Ya si nos ponemos más exigentes podrán solicitar a los alumnos que creen un blog, pero no para que lo mantengan actualizado todos los días, sino como parte de alguna asignatura en la que expliquen las nuevas tecnologías y se complemente con la actividad en su propia red social.

Este tipo de redes sociales tienen que servir para aprender a interactuar en el entorno digital y social en el que estamos viviendo, es preferible que los padres ayuden en este tipo de avances, porque es mejor que utilicen las redes sociales internas, al menos hasta que sepan discernir entre el bien y el mal.

Son pocos los colegios que tienen este tipo de herramientas, en la mayoría de los casos por falta de recursos, sin embargo es una opción que a la que nos acabaremos acostumbrando y que si no se encuentra en el colegio de los pequeños y si creemos que deberían tenerlo, se lo podrremos solicitar a los jefes de estudio para que lo implementen, no es algo demasiado complicado, con la cantidad de herramientas online y muchas gratuitas disponibles para un fin como este.

Si tienes alguna pregunta sobre los niños y las redes sociales o quieres información sobre cómo prevenir y hacer un uso seguro de redes sociales puedes enviar un mail a usosegurorrss(@)gmail.com un equipo de psicólogos y expertos en comunicación te ayudarán.

1 comentario en «Las redes sociales en los colegios»

  1. Pingback: cactuscom – el blog | No encontrado

Deja una respuesta